http://teofilosweb.com/

¿Hay veces que no reaccionas bien?¿No puedes concentrarte?¿Te sientes cansado? Este artículo te ayudará a entender la importancia del descanso en todas estas conductas.

Para comenzar este artículo, vamos a usar un versículo que nos enseñará la importancia que Dios le dió al descanso; y aunque en esta ocasión consideraremos sólo un texto bíblico, debes saber que en la Palabra encontrarás muchos otros que hablan al respecto de este tema.

Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la cración.

Génesis 2:3

Como seres humanos ocupados, tenemos la mala costumbre de no descansar de forma correcta. Esto no solo tiene que ver con la postura que tomamos al dormir, sino con descansar para poder pensar claramente, reaccionar ràpido, asentar nuestra memoria y tener una buena salud. De hecho, los procesos del cerebro que nos ayudan a aprender y recordar son especialmente activos mientras dormimos.

Escatimar sueño tiene su precio. El Sueño afecta al estado de ánimo. Si no dormimos lo suficiente, estaremos mas irritables y eso afectará nuestro comportamiento y relaciones. Dormir es importante para la salud. Los estudios demuestran que no hacerlo o tener una mala calidad de sueño, incrementa la probabilidad de sufrir depresión, aumenta el riesgo de hipertensión, enfermedades cardíacas y otras.

Además durante el sueño, nuestro cuerpo produce determinadas hormonas, como las del crecimiento, las que combaten infecciones, las que administran el uso de energía del cuerpo. Así es que la gente que menos descansa es la más propensa a ser obesa y/o desarrollar diabetes.

Si no descansamos entre 7 o 9 horas, no lograremos pasar por todas las fases del sueño. Las cuáles explico a continuación.

Fase I: Es la fase de sueño ligero, en la que las personas todavía son capaces de percibir la mayoría de los estímulos (auditivos y táctiles). El sueño en fase I es poco o nada reparador. El tono muscular disminuye en comparación con el estado de vigilia, y aparecen movimientos oculares lentos.

Fase II: En ésta fase el sistema nervioso bloquea las vías de acceso de la información sensorial, lo que origina una desconexión del entorno y facilita, por tanto, la actividad de dormir. El sueño en la fase II es parcialmente reparador, por lo que no es suficiente para el descanso sea considerado completo. Ésto toma mas o menos el 50% del tiempo del sueño de un adulto.

Fase III: Es un sueño mas profundo (denominado Delta), donde el bloqueo sensorial de intensifica. Si el individuo despierta durante esta fase, se siente confuso y desorientado, Durante ésta, no se sueña, se produce una disminución del 10 al 30% de tensión arterial y en el ritmo respiratorio, y se incrementa la producción de la hormona del crecimiento.

Fase IV: Es la de mayor profundidad del sueño, en la que la actividad cerebral es mas lenta (predominio de actividad delta). Al igual que la fase III, es esencial para la recuperación física y, especialmente, psíquica, del organismo (déficits de fase III y IV causan somnolencia diurna). En ésta fase el tono muscular está muy reducido. No es la fase típica de los sueños, pero en ocasiones pueden aparecer en forma de imágenes, sin una linea argumental. Es importante aclarar que aquí es donde se manifiestan alteraciones como el sonambulismo o los terrores nocturnos.

Fase REM: Se denomina también sueño paradójico, debido al contraste que supone la atonía muscular (relajación total) típica del sueño profundo, y la activación del sistema nervioso central (signo de vigilia y estado alerta). En ésta fase se presentan los sueños, en forma de narración, con hilo argumental aunque sea absurdo. La actividad eléctrica cerebral de ésta fase es rápida. El tono muscular es nulo, evita así, que la persona dormida, materialice sus alucinaciones oníricas y pueda hacerse daño. Las alteraciones más típicas son las pesadillas.

Para cerrar esta nota, debo decirte que si no descansas bien, mi querido lector, no podrás responder de la manera correcta ante todo lo que prepare la vida delante de tí. Es decir, no podrás amar de la mejor manera, ni trabajar con solidez, mucho menos servir a Dios. Piensa esto: Si Él, aún siendo Dios, tomó un tiempo para descansar ¿Qué te hace pensar que tu puedes quitarle reposo a tu cuerpo y a tu mente?

¿Un sabio consejo? Descansa.

test
¿Te gustó la nota? Si es así, te invitamos a compartirla con tus amigos en tus redes.

Acerca del autor:

Ezequiel Juárez tiene 30 años, está casado con Yoby Ibañez desde diciembre de 2010 y es papá de Lara. Se desempeña como Pastor de Jóvenes y co-Pastor general del Ministerio JCVe. Es Árbitro de Fútbol, graduado en el Colegio de Árbitros de Tucumán, y además entrenador de Fútbol en Inferiores, Reserva y Ayudante de Federal B. Comparte la Palabra en el Ministerio al que pertenece, y es también invitado a ministrar en Congresos en diversas provincias. Conduce un programa en Radio JCVe.

Comentarios: