http://teofilosweb.com/

A continuación te ofrecemos algunos consejos claves para cuidar la voz y lograr que funcione de manera óptima y sana.

La voz es nuestro principal medio de comunicación y el más indispensable. Es el instrumento musical que todos poseemos, nos permite expresarnos libremente, y no existe nada que pueda reemplazarlo. Por estas razones es que merece un trato especial, ya que si permitimos que se arruine, no habrá vuelta atrás.

Te contamos qué hábitos y/o prácticas necesitas erradicar de tu rutina, para preservar este valioso recurso y evitar que se arruine.

1. Fumar

Este hábito es uno de los más nocivos para tus cuerdas vocales. El humo del cigarrillo provoca irritación y edemas en la voz. Además, la nicotina expedida por la misma emanación del tabaco va acumulando sedimento en todo el aparato respiratorio, condicionando su correcto funcionamiento.

2. Tomar café y bebidas carbonadas

Comúnmente estas bebidas, al ser diuréticas, deshidratan las cuerdas vocales. Por este motivo es importante que las mismas no se ingieran en grandes cantidades o con mucha frecuencia.

3. Comer comidas muy condimentadas

Este tipo de alimentos generan abundante reflujo gástrico, y este, cuando sube a las cuerdas vocales, provoca inflamación e irritación, debido a la presencia de bacterias y ácido que sube hacia la garganta. Por otro lado, también cabe destacar que pueden impedir la correcta implementación de las técnicas vocales, por causa de los gases (eruptos) que provoca dicha ingestión.

4. Consumir lácteos

No se recomienda ingerir esta clase de comidas frecuentemente, ya que suelen producir abundante mucosidad y flema. Estos fluidos se adhieren a las paredes de la garganta y tapan las cuerdas vocales, provocando que la voz se torne grave. Además, en ocasiones también impiden el correcto flujo de aire, y fomentan la proliferación de bacterias que perjudican funcionalmente a la laringe.

5. No descansar lo suficiente

Para que las cuerdas vocales y músculos tengan tiempo de relajarse y descansar, se recomienda dormir al menos siete u ocho horas diarias. Si no se provee al cuerpo el descanso adecuado, la voz puede verse afectada por causa de las molestias y dolores que potencialmente se harán presentes.

6. Cantar expuestos al ruido

La primera razón por la que esta practica está totalmente desaconsejada, es que los ruidos demasiado fuertes estropean las células del oído (que una vez muertas no se reproducen) provocando pérdidas en las capacidades auditivas. La segunda razón es que el ambiente apropiado para desarrollar una buena disciplina, debe ser armónico y el volumen moderado. Si no puede impedirse esta clase de contexto se recomienda usar tapones para los oídos.

7. No calentar la voz

Resulta de suma importancia tomar siempre unos minutos para realizar ejercicios de calentamiento de la voz. De este modo estarás evitando daños severos en tus cuerdas vocales, y a la vez lograrás que tu voz tenga más brillo y calidad a la hora de proyectarla.

8. Cantar al despertar o luego de comer

Para evitar daños en la voz, se recomienda esperar al menos dos horas antes de esforzar la voz. En este tiempo las cuerdas vocales se acomodarán y de a poco perderán la rigidez propia de la inactividad prolongada. Después de haber comido también se recomienda esperar la misma cantidad de tiempo antes de cantar.

Cuidar la voz no sólo tiene que ver con mejorar su utilización en el desarrollo del canto, sino también para cuidar la salud misma, y la posible aparición de afecciones indeseadas.

test
¿Te gustó la nota? Si es así, te invitamos a compartirla con tus amigos en tus redes.

Acerca del autor:

Yanina Palavecino tiene 25 años, y es Profesora de música con orientación a la dirección Coral. Se desempeña como Tallerista en Instrumentos musicales y canto, en la ciudad de San Miguel de Tucumán; y como Profesora en Cursos Académicos en la cuidad de Monteros (Violín y canto). Además sirve en su congregación como maestra de escuela bíblica y voz de apoyo en el ministerio de alabanza.

Comentarios: